2013.01.12 ♦ Artes y Letras – El Mercurio « MAM CHILOÉ

2013.01.12 ♦ Artes y Letras – El Mercurio

Artes y Letras / El Mercurio - 12 enero 2013MUSEOS Y CENTROS CULTURALES CELEBRAN SUS ANIVERSARIOS

25 años del Museo de Arte Moderno de Chiloé, 20 de la Galería y Centro Cultural Bosque Nativo de Puerto Varas y 12 del Centro Cultural de Los Vilos son fechas que ameritan festejar. Más aún, tratándose de entidades culturales que, con esfuerzos propios y contados recursos, irradian cultura en sus zonas. Y ponen en valor las creaciones y el patrimonio regional. Las exposiciones de Chiloé y Los Vilos partieron ayer.

por Cecilia Valdés Urrutia

MAM DE CHILOÉ CUMPLE 25 AÑOS Y ABRE GRAN EXPOSICIÓN

Con instalaciones de perros sobre el techo del museo y en los árboles del parque, que mira a los canales chilotes, tapices antiguos con videos intercalados, esculturas monumentales de personajes y tradiciones chilotas, entre otras obras nuevas de 25 conocidos artistas, se inauguró ayer la gran exposición que celebra los 25 años del Museo de Arte Moderno de Chiloé, MAM, en la ciudad de Castro. Un museo independiente -que lucha por financiarse con la ayuda y trabajo ad honorem de sus directivos, y bajos costos de mantención-, pero que se inserta y ocupa un lugar en la escena internacional.

Son 25 años de proyectos de un centro vivo que crece y se transforma con mucho esfuerzo“, cuenta su director y arquitecto Eduardo Feuerhake. Él mismo, junto al arquitecto Edward Rojas -ambos directores y creadores muy representativos de la isla- reciclaron una antigua casa fogón, abandonada en lo alto del Parque Municipal de Castro y la convirtieron en la sede del MAM, en lo que es hoy un hito cultural y turístico de la ciudad. Es anunciado hasta en publicaciones internacionales.

La sede del MAM tiene raíces chilotas. “Es un proyecto contemporáneo de líneas y estructuras simples, en madera y revestido de tejuelas, en una interpretación minimalista de la arquitectura tradicional de Chiloé que preserva el carácter original de la casa fogón“, explica Feuerhake. En su interior, las diez amplias salas permiten exponer obras de gran formato y de las más diversas expresiones de las artes visuales, como instalaciones, esculturas monumentales, intervenciones site specific, además de pintura, fotografía, grabado, textiles, videoarte…

La directora artística del Museo, Coca González, explica detalles de la gran muestra que permanecerá abierta hasta el 16 de marzo: “La mirada fue esta vez poco convencional, y bajo el llamado ‘La fiesta de arte contemporáneo chileno’ invitamos a 27 de los más de 40 artistas que integran la Colección Permanente del museo, con obras nuevas y varias monumentales. Entre ellas, hay un trabajo muy especial de la artista Rosa Velasco: un tríptico con imágenes digitales que alude a las pugnas religiosas en el planeta y su contaminación, que llegan al inconsciente colectivo“.

Otra propuesta singular es un antiguo gobelino sueco de Juan Castillo, quién instala al medio de la obra una pequeña pantalla digital con la imagen del fuego, acompañada del sonido de un canto indígena ancestral. La curadora resalta la escultura figurativa, en madera y de gran formato, de Osvaldo Peña. Un trabajo monumental y especial es el del artista chilote Guillermo Grez. “Trabaja pasacalles que pinta en blanco y negro y su obra impacta“, precisa la curadora. De Norma Ramírez hay una escultura en fibra de vidrio que se ilumina. Bruna Trufa está con sus cuadros en estilo Pop. Y llaman la atención los perros de Antonio Becerro, que emplazó por el Museo, en su instalación “Encontraron el cielo”, entre muchas otras obras.

Feuerhake reconoce que en estos 25 años han sido un gran estímulo para las nuevas generaciones del medio local y se han abierto a una población mayor, “liberándolos de prejuicios hacia el arte moderno. Y el compartir con artistas nacionales y del exterior ha permitido descentralizar el quehacer cultural acercándolos a la comunidad chilota“.

Las residencias de artistas, en tanto, buscan dar un impulso a la investigación y creación. “Hacemos también concursos, festivales, teatro, danza, cine, conciertos y otras actividades difíciles de catalogar, como estudio y degustaciones de papas chilotas“, cuenta Feuerhake.

Fuente: Artes y Letras de Diario El Mercurio – 12.01.2013